Saltar al contenido

EL CUIDADO DE LA PIEL

cuidados faciales

En cuanto al cuidado de la piel se trate, podemos dividir las personas (principalmente las mujeres!) en dos grupos:

– Las que se despreocupan totalmente.

– Las que prueben todas las novedades y son adictas a productos y modas.

Entre esos dos extremos se puede encontrar un término medio que sea adecuado para ti y para todos.

¿Por qué cuidar la piel?

La piel es el mayor órgano de nuestro cuerpo y se encuentra en contacto directo y permanente con el exterior.

A parte de proteger los demás órganos dicho internos , nos protege de los agentes externos tales como el sol, el frío, el calor, el aire… pero también de las bacterias y virus.

Regula nuestra temperatura corporal, cumple una función regeneradora, nos aporta sensaciones a través de los receptores táctiles, es el barómetro de nuestra buena salud….

La importancia del cuidado de la piel

cuidado de la piel

La generación actual busca soluciones rápidas con resultados inmediatos pero sin dedicarle mucho tiempo.

O sea que casi se podría decir que espera milagros!!!!

Mantener la piel con un aspecto sano, limpio y libres de arrugas requiere de constancia y un mínimo de dedicación.

¿Cómo tener una cutis perfecta?

Rutina de cuidados basicos para la piel

Paso 1: La limpieza facial

Un rostro con piel cuidada empieza con una buena limpieza facial del cutis. Son hábitos que se adquieren de joven y que, más allá de conseguir una buena piel permite prevenir enfermedades.

La piel tiene una función primordial de barrera protectora que se puede ver alterada por sustancias químicas nocivas : contaminantes ambientales, radiaciones solares, químicos tóxicos contenidos en los propios cosméticos o productos de aseo.

Acostumbrarse a usar un limpiador permite retirar toda la suciedad provocada por el medio ambiente pero también los microorganismos presentes en nuestro entorno.

Los limpiadores faciales abundan desde la pastilla de jabón, los limpiadores espumosos y no espumosos, los desmaquillantes bifásicos, la leche limpiadora, el agua miscelar .…Infinidades de productos que llenan las estanterías de todo tipo de tienda cuya elección dependerá del tipo de piel, poder adquisitivo y preferencias.

Los limpiadores faciales

La pastilla de jabón: Puede resultar agresiva para la piel y su función de barrera protectora eliminando en demasiado la grasa o los lípidos de la capa superficial del epidermis. Consecuentemente podría acelerar la perdida de agua resecando el cutis. Pero como siempre, TODO DEPENDE DEL PRODUCTO UTILIZADO.

limpieza facial

Los limpiadores espumosos y no espumosos: Los primeros se mezclan con agua 💧 formándose una espuma. Son apropiados para las pieles con tendencia grasa. Los segundos se mezclan también con agua pero no se forma ningún tipo de espuma, son más suaves y más adecuados para las pieles secas o sensibles.

Los desmaquillantes bifásicos y el agua miscelar: El principio de esos productos se basa en mezclar una fase acuosa y una aceitosa. El primero es ideal para retirar todo tipo de maquillaje (larga duracion, waterproof,…) pero requiere que se emulsionen muy bien las dos fases para liberar el principio activo. Las aguas miscelares tienen una fase oleosa menos importante por lo tanto resultan más ligeras y frescas. Se recomendaría su uso para retirar restos de maquillaje o de sebo más que para desmaquillar como tal.

La leche limpiadora: Limpia y elimina el maquillaje y la suciedad dejando la piel suave. Apropiado para todo tipo de piel y principalmente la piel seca. Se suele usar con algodón pero ya existen en el mercado productos que se retiran con agua.

Paso 2: El tónico

Terminar la limpieza facial pasa primordialmente por la aplicación de un tónico. Además de reducir el tamaño de los poros visibles de la piel, su uso permite restablecer el pH de la piel alterado por los limpiadores y el agua.

Antiguamente contenían un porcentaje de alcohol importante y se aconsejaba su uso controlado debido a la sequedad y/o irritaciones provocadas en la piel. Hoy en día ya se pueden encontrar libre de alcohol y por lo tanto más respetuoso del cutis.

Paso 3: El sérum facial

Los sérums son el paso intermedio entre la limpieza y la hidratación. Pasados los 35 años deberían ser parte integrante de la rutina facial.

Su textura es mucho más ligera y concentrada que una crema además de contener un peso molecular más pequeño lo que permite una absorción más rápida y penetrar en las capas más profundas de la piel.

Suelen estar compuestos de principios activos muy concentrados como los antioxidantes, los péptidos y las vitaminas.

serum facial

Son adaptados par todo tipo de pieles y para cualquier «síntomas»: arrugas, manchas cutáneas, flacidez, envejecimiento, sequedad…

La vitamina C, el ácido hialurónico, la coenzyma Q10, la vitamina E son sustancias activas muy recurrentes en este tipo de cosmético.

Paso 4: La hidratación facial

Se podría resumir al acto de aplicarse una crema.

Sin embargo, la función desempeñada por una crema va más allá que una simple hidratación:

  • – Permite mantener la elasticidad y la flexibilidad de la piel
  • – Proteger de los rayos solares y de los radicales libres
  • – Mantener la piel sana
  • – Mejorar su apariencia

Los hidratantes utilizados en los cosméticos faciales se dividen en 3️⃣ categorías:

Los humectantes

Mantienen la hidratación reteniendo y aportando agua a las células.

El ácido hialurónico es un ingrediente frecuentemente utilizado por su capacidad de retener mil veces su peso en agua.

cosmética hidratante facial
Los oclusivos

Evitan que el agua contenido en la piel «se escape»!

Son ingredientes mayoritariamente oleosos como la manteca de karité, la manteca de mango, de cacao, cera de abeja….

Ideales para las pieles secas o muy secas producen una hidratación profunda de la piel dando una sensación de comodidad a esas pieles.

Los emolientes

Actúan rellenando el espacio entre las células. Mientras los oclusivos evitan la perdida de agua, los emolientes sirven para evitar la formación de las arrugas o líneas de expresión.

Las cremas suelen contener los tres tipos de ingredientes pero en proporciones diferentes según el tipo de piel.

Paso 5: El contorno de ojos

La piel del contorno del ojo es la más fina y delicada de todo el rostro y su cuidado debería ser parte integrante de la rutina facial a partir de los 25.

A lo largo de un día, el ojo está permanentemente en movimiento parpadeando más de veinte mil veces!!

cuidado del contorno del ojo

Suele ser donde aparecen las primeras señales de envejecimiento con las famosas patas de gallo además de acusar el cansancio o falta de sueño y la retención de líquidos con las conocidas ojeras y bolsas.

El cosmético especifico para esa zona debería ser de textura ligera aplicándose debajo del ojo 👁.

⛔ Aplicar el producto en el parpado superior. Podría provocar su inestética caída!

Utilizar una cantidad mínima de producto y ponerlo dando golpecitos muy suaves, sin estirar o tirar la piel.

Esperar su total absorción.

Los cuidados de limpieza facial periódicos

Contrariamente a los anteriores, esos tratamientos se realizarán con una frecuencia semanal o mensual según el tipo de piel y de dividen en dos categorías: la exfoliación y las mascarillas.

La exfoliación

Podremos encontrarla bajo varios nombres: gommage, peeling, scrub y su uso debería ser parte habitual de los cuidados faciales para tener la piel más suave.

Su frecuencia dependerá del tipo de piel variando entre una vez al mes y una vez a la semana.

scrub facial

Elimina la capa superficial de la capa cornea liberando la piel de las células muertas acumuladas y produciendo una inmediata sensación de frescura, luminosidad y mejoría.

Permite quitar espinillas, unificar el tono irregular de la piel, difuminar las manchas cutáneas, producir una hiperemia en las arrugas, y facilitar la penetración de los serums y cremas.

Los beneficios y resultados de la exfoliación se aprecian siendo constante y regular en su aplicación.

⚠ Es importante exfoliar la piel con movimientos suaves de manera a no irritarla.

Las mascarillas faciales

Debería ser imprescindible aplicar una mascarilla facial después de una exfoliación. La piel activada durante el scrub precisa calmarse y recuperarse.

Es conveniente recurrir a un producto adaptado al tipo de piel para mejores resultados.

mascarilla facial

Una piel grasa se beneficiará con ingredientes tal como la arcilla, la menta, el aceite de arbol de té o de lavanda, la hamamelis (calmante)... mientras que una piel seca obtendrá beneficios de acido hialurónico, coenzyma Q10, aceite de rosa, aceite de sésamo o de jojoba….

Se aplicará en una capa fina y se mantendrá por unos veinte minutos. Una vez retirada, la piel estará receptiva para recibir los cosméticos hidratantes.

⚠ Si la mascarilla se retira con agua, el uso del tónico es aconsejado a continuación.

Tener una piel bonita con un aspecto joven y sano es una cuestión de hábitos diarios. Cuidarla y mimarla requiere de poco tiempo para unos grandes resultados.

Todo depende de ti!