Saltar al contenido

LA ROSÁCEA

La rosácea, como su nombre indica significa «de color rosa» y proviene del latín rosaceus.

Se denomina así por el enrojecimiento de la nariz y de las mejillas y es considerado como un problema cutáneo muy frecuente a pesar de que la mayoría de las personas que lo sufren NO son conscientes de ello.

La rosácea es una enfermedad reconocida.

¿Qué es la rosácea?

Es una enfermedad cutánea inflamatoria muy común que afecta la cara caracterizada por un enrojecimiento que aparece y desaparece aunque con el tiempo se pueda volver permanente.

Sus principales características son:

Rubor frecuente

Granos que se asemejan a acné y están engrosados

Vasos sanguíneos visibles

Sensibilidad cutánea

Eventualmente la nariz puede presentar un engrosamiento tanto de la piel como de su tamaño.

En algunas personas pueden verse afectados los ojos, rosácea ocular, dando lugar a unos ojos llorosos, rojos, irritados, parpados hinchados y incluso orzuelos.

Quien padece rosácea?

Aunque las mujeres entre los 30 y los 70 años de edad son más afectadas por la rosácea que los hombres, cuando esos últimos la sufren es mucho más grave.

Afecta más a las pieles claras que a las pieles morenas además de ser difícil de apreciar la intensidad del enrojecimiento en las pieles más oscuras.

Sus causas

Aunque se desconoce el factor desencadenante de la enfermedad se pueden avanzar algunas posibilidades como :

Unos vasos sanguíneos hiperreactivos que se dilatan con facilidad

Una respuesta inmunitaria anómala de la piel

La presencia de unos ácaros microscópicos llamados Demodex en la superficie de la epidermis

La genética

La presencia de factores inflamatorios

Todos esos agentes reunidos pueden desempeñar un papel destacado en la enfermedad y su desarrollo. Sin embargo, la rosácea podría estar también relacionada con otras enfermedades de tipo inflamatorio como seria la migraña y/o reflujo gastrointestinal.

¿Cómo eliminar la rosácea?

La rosácea es una enfermedad crónica que NO tiene cura pero que se puede mantener bajo control. Presenta ciclos de remisión en los que puede mejorar y fases de brotes en los que puede empeorar.

Algunos agentes podrían contribuir a empeorar la situación:

  • La exposición al sol
  • El estrés emocional
  • Los cambios bruscos de temperaturas así como las temperaturas extremas
  • El alcohol
  • Las comidas picantes
  • Los alimentos grasos como el queso
  • Las bebidas calientes
  • Determinados productos cosméticos

Cómo en el caso del acné, la rosácea tiene efectos psicológicos que impactan en el bienestar emocional. La persona que padece esta enfermedad suele ser etiquetada como alcohólica porque la ignorancia relaciona la rosácea y el color rosa fuerte del rostro con el consumo excesivo de alcohol. Es frecuente que las personas sufran de ansiedad y de depresión.

Por lo tanto, cuando se siente que el estado de ánimo y la confianza empiezan a faltar debido a la situación sufrida, es imprescindible acudir a los servicios de un profesional de salud.